La venganza del espíritu

Publicado en por Rosa Doo

La venganza del espíritu

Brígida ya llevaba más de medio año sin encontrar trabajo. En ese periodo de tiempo, se había desempeñado en varios oficios distintos, desde mucama hasta recepcionista. Un día una amiga fue a visitarla y le comentó que por qué no se dedicaba a "predecir el futuro".

La tarea en sí parecía de lo más sencilla, ya que Brígida podía desempeñarla sin salir de casa. Bastaba tan sólo con decorar una de sus habitaciones con cierto toque espiritual y listo.

Ni tarda ni perezosa, se dirigió a una librería para comprar cuentos cortos de terror, para darse una idea de los temas que podía abordar en sus "visiones". Asimismo, gastó los pocos ahorros que le quedaban en adquirir ropajes exóticos. Inclusive cambió su nombre a Circe, con el fin de que sus clientes pensaran que verdaderamente el conocimiento del inframundo fluía por sus venas.

Poco a poco se hizo de una clientela aceptable. Sin embargo, su ambición por el dinero la llevó a tomar medidas extremas. A casi todas las personas que la visitaban, les decía que si no les proporcionaba un amuleto, un espíritu maligno vendría por ellos se los llevaría al infierno.

De nuevo redecoró el lugar, únicamente que esta vez agregó efectos de luz y sonido. Sus clientes, ahora más asustados que de costumbre, pagaban las sumas que Circe les ordenaba, sin darse cuenta de que eran víctimas de un fraude.

Al caer la tarde, "la adivina" se preparaba para otra sesión, más vio como en la pared aparecía el siguiente mensaje. DEJA DE JUGAR CON LOS ESPÍRITUS O TE PESARÁ. Inmediatamente trató de borrar este mensaje a toda costa, pero no lo logró.

Es más, las letras se hacían cada vez más grandes y enrojecidas.

Exasperada lanzó un desafío al viento:

- Los espíritus viven en los cuentos cortos de terror solamente.

No bien había terminado la oración, cuando un rayo de luz entró por la ventana calcinándola por completo.

Etiquetado en Cuentos de terror

Comentar este post