Cuentos de horror el pueblo que no los dejaba ir

Publicado en por Rosa Doo

Cuentos de horror el pueblo que no los dejaba ir

Becka y Raul, son unos turistas que gustan de experiencias que las agencias de viajes no dan, como lo es el conocer lugares no tan reconocidos de los pueblos de todos los países en los que van.

En este caso, llegaron a un pueblo del estado mexicano de Tlaxcala, en donde todas las creencias del lugar, son muy celosas de sus costumbres y no ven con buenos ojos, el que turistas lleguen a sus poblaciones.

Llegaron en su vehículo todo terreno y sin respeto alguno, empezaron a caminar, por todo el lugar, en lugar que se presentaban, la gente se retiraba sin hablarles, voltear los a ver.

-Malditos Indígenas- comento Becka, que se creen, si uno le viene a dar vida a sus pueblos olvidados de dios, y ve como nos tratan, "Indios estúpidos" que no ven que venimos a dejar dinero en su pueblo apestoso, que no tienen respeto por los turistas que llegamos al lugar.

Raul quien estaba riendo a carcajadas, por todo lo que su esposa decía, solo le dijo: vamonos de este apestoso lugar, se fueron a su carro todo terreno y dejando una polvareda, se enfilo, por la calle principal, saliendo del pueblo, por la terraceria, y platicando con su mujer, se dio cuenta, que llegaba a otro pueblo.

A ver como nos va en este otro pueblo mi reina, a ver si aquí nos tratan como lo merecemos, al llegar, Becka comento, - todos estos malditos pueblos se parecen - mira ese lugar se parece en el que nadie me contesto, ve la mujer, jajaja es igual que la que no me quiso ni ver.

Raul, es el mismo pueblo, mira es aquí en donde estacionamos el auto, vamonos, que me esta dando terror, se fueron de nuevo, solo para volver a regresar a donde mismo.

Vete por el otro lado contrario, este pueblo esta maldito, gritaba Becka, pero por cualquier lugar por donde se fueran, volvían al mismo lugar.

Ya en pánico, empezaron a disculparse, en voz alta, y con el llanto en sus palabras, vieron como muchas personas del lugar se asomaban por las ventanas, y apagaban, las velas, ellos por lo vivido, se quedaron a dormir, en su automóvil, solo para despertar al día siguiente, y ver que el pueblo era un lugar fantasma, se retiraron y llegaron a la ciudad.

Comentaron con unas personas, y les dijeron que en ese lugar, todo el pueblo completo, había muerto de una extraña enfermedad, que no volvieran de nuevo, ya que se sabia de personas que nunca volvieron a salir de ahí, desde ese momento, la pareja se porto mas respetuosa con todos los pobladores de lugar al que iban.

Etiquetado en Cuentos de terror

Comentar este post