Mi posesión más preciada

Publicado en por Rosa Doo

Mi posesión más preciada

En una de esas tardes de lluvia en las que no queda otra cosa más que aguardar pacientemente a que regrese la energía eléctrica, se me ocurrió que podía escombrar la buhardilla y así matar el tiempo haciendo algo constructivo.

Tomé la vieja lámpara de gasolina de mi padre (aquella que usaba en su juventud durante sus excursiones de Boy Scout), le coloqué el capuchón de vidrio y la encendí. La iluminación no era para nada perfecta, pero como ya se me habían acabado las velas, sencillamente tuve que resignarme.

Torpemente tropecé con una pila de cajas y de la parte superior cayó una pequeña. Era de madera y tenía una pequeña chapa de metal al frente. Lo primero que pensé fue:

- ¿Cómo demonios podré abrirla sin romperla?

Revisándola minuciosamente, noté como el cerrojo se había roto, (presumiblemente por aquella caída), más milagrosamente la tapa estaba intacta.

La destapé y una pequeña hoja de papel cebolla salió despedida a causa de la leve brisa que provocó ese movimiento. Tenía escrito algo con la letra de mi abuela, lo sé porque vivió con nosotros hasta el día de su muerte.

El mensaje era muy simple, decía:

- "Listado de cuentos de terror escritos por mí".

No podía creer que ella fuera escritora en su tiempo libre. Y menos porque siempre nos hacía cambiarle al televisor, cuando empezaba una película de miedo.

Poco después regresó la luz y me puse a leer lo más que pude, hasta que llegara mi mamá del trabajo. Al abrir la puerta, la abordé y le pregunté:

- ¿Tú sabías que la abuela tenía un listado de cuentos de terror de su autoría?

- Mencionó ese tema alguna vez, pero yo no le presté mucha atención.

- Muchos de estos relatos son buenos. Los publicaré en Internet en el blog de terror que se llama: http://www.cuentoscortos.info/.

Y desde esa fecha, me he dedicado a hacerlo. Muchas gracias Carlota.

Etiquetado en Cuentos de terror

Comentar este post